Pulgas: peligro más allá de la picadura

Las pulgas en el perro y las pulgas en el gato son capaces de provocar y transmitir graves enfermedades. Te ayudamos a conocer las enfermedades más frecuentes y la importancia de evitar que las pulgas piquen. 

 Seguro que todos estamos de acuerdo en que las pulgas son unos parásitos indeseables porque provocan molestias en nuestros perros y gatos. Lo normal es que el animal se rasque e intente atraparlas (y comérselas) lamiendo y mordisqueando los lugares donde siente picor. Esta es una de las principales razones por la que las pulgas son capaces de transmitir enfermedades que pueden llegar a representar serios problemas para la salud de las mascotas. Vamos a revisar las más enfermedades más frecuentes transmitidas por pulgas para subrayar todavía más lo importante que es evitar que las pulgas piquen.

Las pulgas pueden transmitir un gusano intestinal

Los individuos adultos del gusano plano llamado Dipylidium habitan en el intestino delgado de muchos perros y gatos (y también del hombre). Las hembras del gusano eliminan unos anillos cargados de huevos que se expulsan con las heces. Las larvas de pulga pueden comer estos huevos de los que surgen larvas de gusano. Cuando las larvas de pulga se convierten en pulgas adultas pueden ser ingeridas por perros y gatos cuando se rascan con los dientes o se acicalan (accidentalmente las pulgas también pueden ser ingeridas por las personas, aunque parezca extraño). Los gusanos que estaban viviendo dentro de las pulgas se liberan en el intestino del perro, gato o persona y se desarrollan para continuar su ciclo de vida.

Los perros o gatos infectados por este parásito Dypilidium no suelen tener síntomas, por lo que es raro apreciar cambios en nuestra mascota, pero el peligro y el parásito pueden estar ahí. En algunos casos pueden sufrir problemas intestinales.

Al mordisquearse la piel para aliviar el picor, es fácil ingerir pulgas infestadas con las larvas de gusano. Foto: Shutterstock.

Si se detectan estos gusanos (a veces se pueden ver los anillos con huevos en las heces) hay que acudir al veterinario para eliminarlos y después mantener a raya a las pulgas con productos preventivos eficaces que eviten la picadura de las pulgas para evitar reinfestaciones, como las pipetas antiparasitarias DUOFLECT que eliminan las pulgas adultas y también sus huevos y larvas del ambiente para tener un ambiente libre de pulgas y evitar que éstas se reproduzcan. 

La enfermedad del arañazo del gato

Una bacteria, “la Bartonella” es la causante de esta dolencia. Se considera que los gatos constituyen el mayor reservorio de este microorganismo. Pero ¿qué papel tienen las pulgas en esta infección? Las pulgas tienen un papel protagonista ya que son las transmisoras de la bacteria, principalmente la pulga del gatoCtenocephalides felis. Las pulgas, al picar a un animal infectado, ingieren las bacterias y las eliminan en sus heces. Para que ocurra la infección es necesario que haya contacto entre el gato y las pulgas o que los gatos ingieran las heces de las pulgas (algo que ocurre fácilmente durante el acicalamiento o el mordisqueo para rascarse). 

Son más propensos a infectarse los gatos menores de dos años y los que tienen contacto con otros gatos. Si el gato está sano no notaremos ningún síntoma de la infección. Si se trata de un gato con las defensas bajas puede presentar fiebre, inflamación de las encías, problemas oculares y cardiacos y anemia.

Las pulgas también pueden infectar a los perros provocando en ellos problemas cardiacos, problemas en el hígado y en el riñón. En el perro la bacteria Bartonella la transmiten las garrapatas, el otro parásito que más nos preocupa a los propietarios de mascotas.

¿La enfermedad del arañazo de gato es peligrosa para las personas? ¿Es una zoonosis?

Hay que tener en cuenta que esta enfermedad puede transmitirse a las personas mediante mordeduras y arañazos accidentales (de ahí su nombre) cuando se juega con el gato. Cuando existe la infección es muy probable que el gato lleve adheridas heces de pulga con bacterias bajo las uñas o en la boca. 

 

En los lugares con pulgas pueden adherirse heces del insecto a los dedos del gato. Las bacterias colonizan las heridas producidas por los arañazos.  Foto: Shutterstock.

En las personas aparece a las pocas horas un enrojecimiento o una pústula en el lugar donde se ha producido el arañazo o la mordedura. Luego, la mayoría de las personas afectadas presentan fiebre, cansancio, dolor de cabeza, vómitos, etc. durante dos semanas. Hoy se considera una enfermedad emergente cada vez más frecuente en las personas debido a que el gato está adquiriendo una gran relevancia como animal de compañía en los países europeos. Los niños y las personas con las defensas bajas son los principales afectados.

La medida preventiva más eficaz frente a la infección por Bartonella es mantener a los gatos protegidos frente a la infestación por pulgas todo el año con productos que las eliminen antes de que piquen, y acaben con todas sus formas de desarrollo, pulgas adultas pero también pulgas inmaduras en estadío de huevo, larva o pupa; para ello es necesario que el producto antiparasitario que utilicemos contenga un IGR (regulador del crecimiento de insectos). El objetivo de evitar al máximo la presencia de sus heces en el animal y en el entorno para la prevención. 

Además, las pulgas pueden provocar directamente dermatitis alérgicas

La dermatitis alérgica a la picadura de pulga, también conocida con el acrónimo DAPP, es la enfermedad de origen alérgico más frecuente en perros y gatos. Cuando las pulgas pican su saliva se pone en contacto con la sangre del perro o del gato. Esta saliva contiene proteínas que son capaces de provocar una reacción alérgica en animales sensibles. 

Los síntomas son muy llamativos, sobre todo en perros, pues el picor es insoportable y el animal se rasca de forma compulsiva hasta producirse lesiones. La piel presenta zonas fuertemente enrojecidas, principalmente la zona dorsolumbar y la base de la cola en el perro y parte trasera de las extremidades;  y en la zona lumbar, muslos, abdomen, flancos y cuello en el gato. El enrojecimiento dará paso a lesiones más graves, hasta producirse costras.

La gravedad de esta enfermedad depende mucho del número de pulgas que parasitan a la mascota. De hecho, en casi todos los casos, cuando se combate a la población de pulgas en el animal y en el ambiente, los síntomas mejoran. Por ello es esencial proteger a nuestras mascotas todo el año y tener un hogar libre de pulgas con un antiparasitario que evite la picadura y proteja el ambiente con un IGR (regulador del crecimiento de insectos). Como las nuevas pipetas antiparasitarias DUOFLECT.

Las pulgas transmiten otras enfermedades

Fueron las pulgas de las ratas las principales responsables de la expansión de la peste en el pasado. Hoy sabemos que las pulgas también son responsables de otras enfermedades como la hemoplasmosis, el tifus endémico o la fiebre manchada. Algunas de estas enfermedades no se dan en nuestro entorno pero los expertos siempre están atentos ante los cambios que se puedan producir en la difusión de las infecciones a como consecuencia, por ejemplo, del cambio climático.

Las pulgas, sin duda, constituyen un riesgo para la salud de animales y personas y su control es fundamental para el bienestar de toda la familia, incluyendo, por supuesto, a las mascotas. Los mejores aliados son los antiparasitarios que actúan sobre el animal, evitando que las pulgas piquen, y el ambiente, eliminando las formas inmaduras, y aplicados de forma regular, de acuerdo con las pautas indicadas y durante todo el año.